God Eater – Salvación y esperanza

¡Buenas de nuevo! Hoy os voy a hablar sobre algo a parte de juegos de rol, hoy os voy a hablar sobre anime. Hace poco, me acabé un anime tras una temporada larga de descanso y para mi sorpresa, no esperaba encontrarme algo como God Eater. Quizás por estas palabras se pueda pensar que es algo tremendamente bueno, y no lo es… Tampoco es algo tremendamente malo, en sencillas palabras, es superior a la media, y un poquete en mi opinión. Los aspectos que valoraré serán: Historia (3), Personajes (3), Animación (2) y Sonido (2), diferentes puntuaciones entre sí, pues no lo niego, pues considero la historia y los personajes mas importante que los otros; aunque no niego que animes con una grandisima banda sonora o animacion, puedan superar el 2 como una excepción. Ahora, sin más dilación, empecemosde una vez.

God Eater es realmente una adaptación anime del videojuego homónimo desarrollada por Shift. Poco se puede decir de su director Takayuki Hirao, y de su compositor Go Shiina solo que se encarga también de la música de los videojuegos. En cambio de la animación entra en escena Ufotable, un estudio que se ha hecho conocer en los últimos años por sus adaptaciones de Fate/Zero y Fate/Unlimited Blade Works, animes cuyas novelas visuales son bastante reconocibles y famosas, y que por lo tanto, dichas adaptaciones también, además que cuenta con un gran fandom.

Además Ufotable también trabajó en las escenas cinematográficas que se pueden encontrar en varios de los videojuegos de God Eater. God Eater fue emitido desde el 12 de Julio de 2015 hasta el capítulo 9, en el que después hubo un parón siendo emitido los últimos 4 capítulos desde el 26 de Marzo de 2016. Su opening se trata de la canción “Feed A” de Oldcodex y su ending “Ruined Land” realizado por Go Shiina. La historia nos sitúa en un mundo post-apocalíptico en 2071 (que nos pilla cerca) concretado en Japón, el mundo está plagado de unas bestias mutantes llamadas Aragami, que se tratan de criaturas creadas por una nueva célula llamada “Oráculo” cuya única función es devorar y evolucionar. La humanidad se ha encerrado en ciudades guarnecidas por muros anti-Aragami construidas por Fenrir, una institución científica y militar que instruye a personas capaces de ser God Eaters, soldados que reciben un arma llamado God Arc que les permiten matar Aragamis, ya que las armas convencionales no surten efecto. Entremos en profundidad (Aviso, hay spoilers).

Historia: Bueno, la trama del anime realmente puede recordar a muchos otros cuyo género se está haciendo famoso en el mundo, aunque realmente no tiene un género propio, así a simple vista. Y realmente en profundidad, continúa así. La humanidad está en la mierda, y adolescentes en plena fase de hormonas son los únicos que pueden rescatarlos. Waow.

El caso es que mientras transcurre la historia normal, a veces en los capítulos nos saltan unos flashbacks del pasado del Director de la Sede de Extremo Oriente, sobre su descubrimiento de Oráculo. Eso está bien porque muestra una parte de la trama y nos introduce en la psique de un personaje, hace que lo conozcamos y empaticemos con él, además que aclara algunos términos (porque si no no hay otra manera de saber qué coño es la célula Oráculo o como han salido los Aragami) Lo importante es el Tema.

En mi opinión se trata sobre la esperanza y la camadería en momentos difíciles… Y sobretodo, el concepto de salvación. La esperanza se puede ver muy bien, no en típicas ocasiones de “Uff, el protagonista está muy fastidiado pero los demás creen en él y consigue pasar las dificultades”, sino en cómo precisamente son los protagonistas los que creen que es la humanidad la que conseguirá salir del bache, y no ellos, ellos son conscientes de que realmente no importan, que son un número más en la escasa cantidad de humanos que quedan en comparación a hace unos años y que lo darían todo para que sus más allegados y el resto del mundo tengan un lugar mejor gracias a ellos, porque ellos no verán ni por asomo el Proyecto Aegis (que creen que es real), tienen fe de que serán otros, quizás le pegue mejor decir que es sobre sacrificio… Podríamos decirlo que sí, van de la mano.

La camadería se contempla en que los God Eaters son divididos en escuadrones o divisiones para y tiene que existir confianza entre ellos si quieren salir vivos de una pelea, se hacen familia, y no es de extrañar… En ese mundo muchos han perdido la suya. Y la salvación, va muy arraigada de esperanza/sacrificio. En el anime te muestran varias ocasiones en las que han tenido que escoger A o B para ayudar, de hecho, el Director tiene en su despacho un cuadro en la que dos hombres en una tormenta intentan aferrarse en un naufragio a una tabla de madera, pero si los dos se aferran, se hunde la tabla y solo puede aferrarse uno. En Fenrir no dejan entrar a cualquiera, hay supervivientes fuera que no pueden entrar porque no dan positivo en las pruebas de compatibilidad de God Eater, ya que solo puede entrar un God Eater y su familia. Y las escenas del pasado del protagonista, es prácticamente un grito de “SALVACIÓN” en toda tu cara. “¿Realmente se puede decir que se ha salvado a alguien a costa de otra persona?” es una interrogativa constante en el anime.

A la historia, le doy un 1’6.

Personajes: Pienso que esta serie, aflora a la par que la animación, aunque no niego que la verdad son clichés. Tenemos a Soma, el Sasuke de la serie, con sus pintas de edgy, emo y darks y que le falta escribir en Twitter “haber si me muero”.

Tenemos a Lindow, capitán de la 1ª División, el personaje carismático que toda persona querría ser y que es un pilar fundamental en la vida de los protagonistas.

Tenemos a Sakuya también; aunque este lo consideraría el menos cliché, tiene sus deslices como personaje de apoyo super amable que es como la hermana mayor de la División y que parece tener un lío con Lindow, por no asegurarlo.

Tenemos a Kota, el personaje extrovertido y algo ingenuo super novato pero que se hizo amigo del protagonista desde el primer día y que no le cae mal a nadie.

Luego está Alisa, éste personaje la verdad está igual que Sakuya, al principio se presentaba como para nada una princesa en apuros, una mujer fuerte, rusa e independiente, que no necesita que nadie le salve, de hecho, los demás protagonistas van a salvarla en el primer capítulo que aparece y ella deniega el rescate, pero no la ayuda para salvar al resto de pasajeros en el avión, aunque es la que más evoluciona, ya que luego, cuando ve a su némesis, cae en un grave estado de shock de estrés post-traumático en el que se comporta como una niña muy miedosa y pierde toda utilidad, y cuando lo supera, se vuelve más agradable y permisible con los demás, ya que era un tanto hermética al principio.

Y por acabar, tenemos al protagonista, Eren del futuro. Bueno, perdón; tenemos a Lenka Uetsugi, un adolescente hormonado que está obsesionado con matar Aragamis y que los odia por completo, es el personaje que menos evoluciona por no decir que casi nada, pero aún así, no defrauda ni aburre, tiene una historia bastante entretenida, que justifica totalmente su psique, él ha sido constantemente la persona que ha tenido que ser salvada, y ahora él quiere ser el salvador y que transmita esperanza a unas próximas generaciones.

Aunque es un personaje plano, representa sus cualidades de una manera admirable para quién se supone que es. Es ingenuo, sigue siendo un adolescente y está harto de ser rescatado, quiere sentir que aporta su grano de arena al mundo y es muy importante el capítulo en el que está empalado por Pita y no puede hacer otra cosa que mirar como gente inocente, refugiados que tuvieron mala suerte, son asesinados por mera diversión y no pudo hacer absolutamente nada, incluso su arma se rompió y hay una escena gráfica de un chorreón de sangre tintando completamente al protagonista, dejándolo totalmente impotente, que como al intentar luego huir del Aragami para rescatar a Alisa, no hace otra sino que rezar a Dios y aferrarse a Alisa para intentar protegerla con su cuerpo. Es sencillamente maravillosa.

La serie llama la atención que varios capítulos suyos se llaman como varios de los personajes y la mayoría van enfocados a él. Tenemos un capítulo pleno entero dedicado al protagonista, otro sobre Soma que al menos el 60% del capítulo te muestra su pasado y entiendes por qué es así, no han parado de llamarle monstruo desde pequeño, no conoció a su madre y es consciente de lo que supuso su propia existencia, es normal que esté jodidamente emo y sea un tipito duro, ha tenido una vida realmente agobiante para lo joven que es y para el mundo en el que está, además que nació cuando la masacre de los Aragami empezó a aflorar, no ha conocido ni un solo momento de paz en ese mundo. Y Alisa vio morir delante de sus ojos a sus padres, brutalmente asesinados en un solo segundo como si sus vidas no valiesen absolutamente nada, vio perfectamente al cadáver de su madre clavada en el colmillo del Aragami, y todo esto fue porque antes de irse de la zona, quiso jugar al escondite con su padre, y ella solo pudo observar, siendo una cría. Están muy justificadas sus actitudes.

De Kota no se puede ver mucho, salvo que es otro adolescente que tiene una madre y una hermana pequeña que les quieren mucho y no quieren que su hijo/hermano de la vida en el frente, pero él tiene que hacerlo. Por ellas. De Lindow y Sakuya desgraciadamente no se puede saber gran cosa sobre su pasado, ambos parecen que nacieron de fuera y Lindow intenta salvar reuniendo a la gente que no es aceptada en Fenrir en un lugar y protegiéndolos.

De personajes le doy un 1’9.

Animación: La animación sorprende mucho con los efectos de los ataques de las criaturas que a veces tienen o el cómo están hechos los fuegos y hay escenas preciosas que destacan por una fusión de paleta de colores acertada, una gran escena, además que es fluida y ofrece algo un pelín distinto a lo usual. Ufotable anima bastante bien y sobre todo efectos especiales, pero con God Eater hizo un dibujo un tanto raro… Su equivalente sería como la película de Beowulf, que es imagen real digitalizada. Aquí no sabría decirlo exactamente… La animación sabe meterte muy bien, te mete en un ambiente denso con los colores que te puede mostrar una ciudad de una Tierra post-apocalíptica, mucha gama de oscuros, pero luego cuando hay pelea, todo pasa en un momento, muy frenético, pero no lo suficiente para que digas “Joder, no veo ni por donde pasa el puño”. Pasa lo justo para que sea rápido y a la vez visible y fácil de entender. No se puede destacar nada malo de esta animación, las criaturas están hechas en su mayoria a CGI, y quedan muy bien, y hay un efecto 3D que meten en la serie constantemente que la verdad es que queda muy bien y ofrece algo diferente, es como el efecto 3D que te mete el CGI, pero sin serlo, lo cual mantiene la ventaja del dibujo tradicional.

Le doy a la Animación un 1’9.

Sonido: El elenco de seiyuus la verdad no es nada del otro mundo, no está mal, está dentro de la media, cada uno hace su personaje bien y lo transmite bien (salvo que el seiyuu de Lenka, dice como 3 o 4 veces por capítulo “Uh” y derivados). La chicha está en cuán real parecen los sonidos y sobretodo, la banda sonora. La música del opening esta bien y se compagina con la animación de éste, ambos trepidantes, al principio con un ritmo lento y luego te explota en la cara con acción. El ending opta por algo mucho más calmado, como un momento de calma después de todo el cúmulo de emociones que han pasado a lo largo del capítulo, un descanso. Pero en éste anime en especial quiero aclarar dos canciones muy importantes. “Human after all” y “NO WAY” de GHOST ORACLE DRIVE, un grupo que colaboró con la adaptación con varias canciones. Los momentos en los que suenan esas dos canciones, a mi me dejaron un nudo en la garganta y me transmitieron de todo, pegaban absolutamente con el momento en el que sonaban, como si no pudiese sonar en ningún otro momento y fuesen perfectos para ellos.

Le doy al Sonido un 1’8.

Finalmente encontramos a God Eater con una puntuación de 7’2, y dicho final da a luz una posible segunda temporada que espero arduamente que saquen, que me veré con bastante gusto. Una última aclaración es que la historia como tal es cierto que no brilla mucho, pero los temas de los que habla y cómo lo hace, es lo que realmente siento que hace una historia. Espero que te haya gustado y si no te has visto God Eater y te apetece ver algo de acción con un poco de intriga, ¿a qué estás esperando?

Sobre nosotros Lim

Main rolero since beta. Curso 2º de Bachillerato de Letras y en el futuro me gustaría realizar el Grado Superior de Realización de Proyectos Audiovisuales. Adoro la música (especialmente el death metal melódico), me encanta hacer el canelo y es bastante común que me convezcan para hacerme peinados rarunos y altamente ridículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *