Steins;Gate – El Psy Congroo

“El universo tuvo un comienzo, pero no tiene fin. — Infinito.

Las estrellas también, tuvieron un comienzo, pero su propio poder las lleva a su destrucción. — Finito.

La historia nos enseña que aquellos con conocimientos son frecuentemente los más estúpidos.

Los peces no conocen la existencia de la tierra que los rodea.

Si alguna vez logran ese conocimiento, serán destruidos.

Es mucho más ridículo que el hombre supere la velocidad de la luz, a que los peces vivan en tierra.

Podría decirse que, esta es la última advertencia de Dios a aquellos que se rebelan.”

Si a mi me preguntasen “Oye, ¿qué anime considerarías que es un must watch (debe verse)?”. Sin dudas, uno de la cantidad que puedo decir, es Steins;Gate, es un anime que considero sencillamente genial en los puntos que considero más importantes. Es un anime que cualquier tipo geek debería verse. Trata sobre máquinas del tiempo, conspiraciones a nivel global, leyendas urbanas, léxico de la cultura propia. ¿He dicho ya que en la serie se menciona 2chan, que es el 4chan exclusivo de Japón? Y que por la impresión que da la serie, se comportan hasta igual. ¡Y hasta se nombra a John Titor! Creo que no hace falta nada más que decir para convencer… Excepto su sinopsis.

La serie trata sobre Okabe Rintarou, un joven de 19 años que realiza su primer año de universidad, proclamándose un “Mad Scientist” bajo el nombre de Hööin Kyoma. Suele pasar mucho tiempo en un lugar que llama el Laboratorio de los Artilugios del Futuro, que no es nada más y nada menos que un cochambroso apartamento alquilado al que va su amiga de la infancia, Shiina Mayuri, a pasar el tiempo. También está Itaru Hashida, apodado Daru, que se tira todo el día ahí jugando a juegos y que Okabe llama “Super Hacker”. La cosa cambia cuando un día, ve el cadáver de Makise Kurisu, una genio con todas de la ley de 17 años, con la que habló unos minutos antes, y entonces manda un SMS a su amigo Daru… Y más tarde vuelve a encontrarse a Kurisu.

Steins;Gate es la adaptación de una novela visual, con el mismo nombre, de la que además tenemos la suerte de que adapte prácticamente todo y por lo que parece, de manera fiable. Dicha adaptación, fue producida por el estudio White Fox, cuyo otro trabajo destacable realizado por ellos es Katanagatari (otro anime del que hablaré a futuro). La música es por Takeshi Abo; y fue emitido del 6 de abril de 2011 a 13 de septiembre de 2011. Contiene 2 OVAs, además que una de ellas hace de precuela a su futura secuela este mismo año en 2017. También hay una película que si bien no aporta nada esencial, igualmente entretiene verla.

Ahora, vayamos al grano (spoilers a partir de aquí).

La historia en sus cuatro primeros capítulos puede resultar un poco pesada y lenta, si eres alguien que no esta acostumbrado a ver mucho anime. Pero aún así, incluso esos cuatro primeros capítulos, tienen lo suficiente para que digas “Joder, uno más y a la cama” y veas luego que te has acabado la serie… Y hasta el doce, la serie entretiene y bastante, pero no empieza lo mejor.

El capítulo 12 es el punto. En ese capítulo, justo la mitad de la serie, todo parecía, no tranquilo, pero tampoco excesivamente caótico. Y de repente, te estalla en la cara sin que te hayas dado cuenta y no puedes evitar soltar un “whaaaat”. Pero lo más importante de ese capítulo es que no solo es un guantazo directo al espectador. Si no que también a los personajes y sobretodo, al protagonista.

En ese capítulo, Okabe realmente se replantea qué demonios ha hecho. Tenía sus inseguridades por jugar con una maquina del tiempo, pero seguía siendo alguien inmaduro y nosotros los humanos, la gran mayoría, no aprendemos si alguien nos dice que el camino esta escarpado y lleno de púas en el suelo… Vamos y lo comprobamos. Y eso es lo que hace Okabe. Okabe es un hombre muy curioso a pesar de todo y Kurisu que le ayuda más aún…

La historia es un thriller en toda regla, y con este tema de máquinas en el tiempo, efecto mariposa, paradojas, etc, nunca sabes qué ha pasado para que algo de un capítulo a otro, haya cambiado. Al principio nada parece tener sentido, pero tienes la certeza de que lo acabará teniendo. Si piensas lo suficiente… Steins;Gate te habla con suma paciencia, pero a la vez de manera muy amigable. Esto quiere decir que no hay que pensar mucho mucho, aunque si que hay que darle al coco.

Su manera de comunicarse también es importante en cómo la digieres. Es cierto lo que dije los primeros cuatro capítulos, pero por lo demás, es como si estuvieses ahí mismo en la escena y hablando con unos colegas de toda la vida. Pero lo más importante, Steins;Gate tiene PERSONALIDAD. Sus personajes tienen muletillas fácilmente reconocibles y la obra parece que la ha hecho una persona como tu o como yo, y ha surgido esto. No quiero decir que cualquiera pueda hacerla, si no que no es comercial. Que verdaderamente siente lo que dice.

Además, la serie no es para nada solo seriedad. Hay muchos elementos cómicos (principalmente las extravagancias del protagonista). Ahí entra gran parte del carisma de los personajes, que acabas empatizando mucho con ellos, riéndote de sus gracias. No es la comedia barata que te pueden dar muchas sitcoms de risas enlatadas, o la que te puede dar la típica comedia-romántica. Es madura, pero absurda a la vez.

A la vez que reimos con los personajes… Sufrimos con ellos. Aquí quiero hablar de un personaje, mi tercer favorito de esta serie. Amane Suzuha. Este personaje me resulta muy curioso porque, a parte de serme tremendamente entrañable, no para de sonreír y ser un atisbo de júbilo más. Y descubrimos la cruda realidad que ha vivido. Es una viajera del tiempo, que es la creadora de la leyenda urbana de John Titor. Ha viajado al pasado con la misión de detener la distopía que se forma en el futuro, ayudando a Okabe, siendo mandada por la Resistencia, que fue fundada precisamente por Okabe y el padre de Suzuha.

Su misión era entregarles una IBM 5100 para que pudiesen detener a SERN antes de tiempo. El problema es que esa máquina solo viaja al pasado, y se para al 2010 un momento en busca de su padre, con la única pista de un pin. Y lo acaba conociendo justo antes de irse a 1975 para conseguir una IBM, y dársela a Okabe en 2010… Entonces se masca la tragedia.

En una de las líneas, Suzuha fracasa, hay un problema con la máquina y al viajar, Suzuha pierde la memoria y la recobra un año antes de morir, y cuando la recobra, se da cuenta que ya no se puede comprar una IBM… Que ha fallado las esperanzas que todo el mundo había puesto en ellas, y se suicida… El haber visto una chica tan entrañable, animada, feliz, para luego recibir una carta de ella en 2010, 10 años después de su muerte, mientras los protagonistas leen la carta y se cuenta como si la estuviese contando ella, con una voz tremendamente afligida, apesadumbrada, agonizante… Es aterrador…

Me impacta esencialmente la escena en la que se ve un montón de maniquíes andando en sucesión, y al pararse uno, le disparan y cae al suelo, y los de atrás caminan como si nada hubiese pasado. Es como si la serie nos hablase y a la vez nos dijese “No valemos nada frente al universo. Tu presencia no va a cambiar el mundo”. Sin importar que tengas una máquina del tiempo y seas una viajera de éste…

Pero la serie también nos proporciona romance, esencialmente, el que existe entre Kurisu y Okabe, que a cierto punto de la serie, en la que Okabe no para de saltar entre mundos y siempre ayudándole Kurisu, acaba desarrollando una afección por ella. Y ella, por la gentil naturaleza de Okabe y la empatía que siente al saber lo mucho que sufre y que aún así pelea por lo mejor para todos. Y todo explota con los últimos capítulos de la serie, con ese beso y otras escenas entre otras.

Los personajes y la historia van unidos. La historia hace a los personajes, y los personajes hacen la historia, se retroalimentan. Dicho historia y un poco de un personaje, hay otros dos muy importantes. Okabe Rintaro y Makise Kurisu.

Alabanzas al grandísimo protagonista Okabe. Es un personaje totalmente redondo, vemos como evoluciona de ser un tipo de 19 años que realmente no hace nada si no que tener locuras propias de un niño, a ser todo un hombre enfrentándose a las mismísimas leyes del universo, para preservar la vida de sus seres más queridos. Tiene momentos de júbilo y momentos de desgracia.

La serie a veces parece ser “Putadas a Okabe” o “Los desvaríos de Okabe y compañía”. Okabe en la serie hay momentos que no para de ver una y otra vez a su amiga de la infancia morir frente a él, en una posición de completa impotencia que le inunda, a pesar de que puede viajar en el tiempo. Pero al fin y al cabo, su enemigo es el mismísimo universo… Ya hay un momento en el que ni reacciona ante la muerte, y parece más un movimiento reflejo que otra cosa. Se ve muy bien en una de las líneas, en la que Okabe está esperando a que Kurisu la llame para que le diga, entre sollozos sin apenas pronunciar palabra, que Mayushii ha muerto. Y él impasiblamente, sin dar respuesta ni ningún gesto en su cara más que la indeferencia, presiona el botón para saltar en el tiempo.

Y hasta él lo admite en una de las conversaciones con Kurisu, que ya ha perdido toda humanidad. Aquel personaje que a principio de la serie gritando que era un científico loco, se inventaba cosas y que parecía un niño, perder toda inocencia… Y cuando creía que todo había acabado, descubre que revertir el último paso, lo devolverá al universo en el que Kurisu, su amada, muere. Y ahí está su mayor problema… Ha de elegir entre su amiga de toda la vida, o la persona que ama. Es completamente trágico este personaje. Y a la vez, exagerablemente gracioso. Porque no todo es drama.

Ahora entra Kurisu. Este personaje no recibe tanta evolución como Okabe, se mantiene tsundere al tope siempre, pero es normal ya que, solo Okabe recuerda lo que ha pasado en otras líneas, el resto no sufren casi impacto, se mantienen igual a como todo ha sido siempre. Kurisu, la chica genio científica con una curiosidad insaciable, la vemos entonces que cuando Okabe le cuenta que pasa si revierten el último paso, le convence para que la deje atrás, autosacrificándose…

Kurisu la vemos esencialmente como el apoyo psicológico de Okabe (ya que sin esta, Okabe no haría absolutamente nada de lo que hace, porque todo lo que hace, es gracias a Kurisu) y el cerebro tras la máquina del tiempo (ya que en su mayoría, la teoría la acaba desarrollando ella). Además, aunque lo parezca, es uno de los ejes en los que gira la historia. La historia no empieza ni nada más ni nada menos que su muerte, y acaba con la manera de revertir su muerte. Es como si la serie te cambiase de tema en una conversación sin que te des cuenta, y al final, te vuelve al tema del principio, que era muy importante, y piensas “Vaya, ¿ahora qué?”.

El resto de personajes de Steins;Gate, en mayor o menor medida, contribuyen su granito de arena a la serie. Eso si, TODOS los personajes tienen algo que ver con la trama (excepto Nae, que joder, es una niña de 10 años tendrá la pobre). Hasta uno que parecía totalmente sobrante y solo servir para aportar una putada cómica a Okabe, resulta ser que es esencialísimo.

El mensaje de Steins;Gate que parece bastante pesimista, sobre que nuestra vida está prescrita y que no podemos hacer nada para cambiarlo, se rompe en el último capítulo. Hay una salvación para todos. Y esa es, la Steins;Gate, la línea de universo en la que no hay ni distopía ni Tercera Guerra Mundial en el futuro, ni Kurisu y Mayushii mueren. Es MUY difícil luchar contra el universo y lo que nos tiene preparado. Tanto, que hasta parece imposible. Pero con el esfuerzo requerido, todo se consigue, aunque es obvio que el camino estará lleno de espinas que se clavarán en la piel.

La animación de Steins;Gate no es muy destacable. Ofrece una animación un tanto diferente a lo moe que se suele ver últimamente, pero tampoco es algo grandilocuente. Y a veces tiene una gran paleta de colores luminosos y otros oscuros, que a veces la verdad pueden molestar. Pero precisamente nos meten en situación. Normalmente, con los luminosos, nos dan la sensación del verano sobre todo, que es el momento en el que pasa la serie. O también en momentos de alegría.

Pero la de oscuros se la reservan para las tragedias que preparan a los personajes, que acaban creando un ambiente tenso y pesado, que nos asfixia y estamos “Uff uff, ¿qué va a pasar, qué va a pasar?” y meten dramatismo a la escena.

Y referente al sonido de Steins;Gate, quiero destacar el grandísimo trabajo de los seiyuus, ya que sumado a la personalidad que tienen los personajes tanto la historia, una correcta interpretación de los personajes, en sus emociones, los altibajos que realizan con la voz, los tonos que cambian, la velocidad, hace que se sientan estos personajes tremendamente reales, por eso hace que tenga un lenguaje muy personal y característico la serie. Sobre la banda sonora, la verdad no me llamó mucho la atención ni su opening ni su ending, solo una canción de la banda sonora que suena en algunos momentos, que es precisamente el tema principal tanto de la serie como del juego, “Gate of Steiner“.

Con todo esto, la puntuación de Steins;Gate sería así.

Historia: 3+

Personajes: 3+

Animación: 1’5

Sonido: 1’8

Final: 9’3

Y aquí acaba la reseña de Steins;Gate. Estos “+” que he puesto en Historia y Personajes, son meramente una señal de que si pudiese darles mas, les daría y que por lo tanto, tienen la calidad de una obra maestra en esas calidades, como una mención especial. Espero que haya gustado y, si por un casual no te has visto la serie, y aún así la has leído porque, no se, eres como yo que les da completamente igual los spoilers y buscabas algo que sonase convincente de ver el cómo sucedía, te aconsejo que busques la serie a la mejor calidad que puedas, y la empieces lo antes posible. Y lo más importante. Si te gusta la serie y puedes… Recomiendo altamente jugar al Steins;Gate 0.

El Psy Congroo.

Sobre nosotros Lim

Main rolero since beta. Curso 2º de Bachillerato de Letras y en el futuro me gustaría realizar el Grado Superior de Realización de Proyectos Audiovisuales. Adoro la música (especialmente el death metal melódico), me encanta hacer el canelo y es bastante común que me convezcan para hacerme peinados rarunos y altamente ridículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *