Westworld – una cuestión de éticas y libertad

El año pasado (2016 para los que aún no se han adaptado al calendario) fue un año grandioso para las series. Grandes títulos y grandes temporadas de series ya de por sí conocidas se han llevado una atención que ni los mejores títulos de Hollywood han podido lograr durante todo el año.

Un par de ejemplos son Juego de Tronos, Narcos, Stranger Things, The Walking Dead y demás títulos que todos habrán escuchado en algún momento. Y la calidad de estas series, cada vez más alta, da lugar a tramas densas y profundas y a un presupuesto para tener a los mejores actores posibles en el reparto.

Aquí entra Westworld.

A pesar de no ser tan conocida como otras pueden ser, esta obra de HBO llegó a nuestras pantallas el 2 de Octubre de 2016 para acabar el 4 de Diciembre. Y una de las cosas más llamativas que nos llegaron fue el hecho de que entre el elenco de actores teníamos nada más y nada menos que al gran Anthony Hopkins y que se trataba de una adaptación de la película de 1973 con el mismo nombre.

Honestamente, después de verla he llegado a la conclusión de que ninguna serie me ha afectado de tal manera, a nivel psicológico y sentimental.

Pero vayamos por partes:

 

Trasfondo

 

El contraste futurista-viejo oeste está presente la mayoría del tiempo

El contraste futurista-viejo oeste está presente la mayoría del tiempo

La serie nos lleva hasta un no tan lejano futuro en el que la inteligencia artificial se está desarrollando más allá de toda expectativa en manos de un magnate multimillonario llamado Robert Ford (Anthony Hopkins). Este hombre también es el creador del famoso parque que lleva el nombre de la serie – Westworld.

Poco se puede decir sobre el mundo fuera del parque ya que la serie no se enfoca en ello pero podemos destacar cosas como tablets táctiles de aspecto muy avanzado, máquinas gigantes capaces de moldear hectáreas completas para convertirlas en cañones, fábricas de robots humanoides tan avanzadas que reproducen cada fibra muscular del cuerpo humano  y, sobre todo, los “hosts” (anfitriones, los robots).

De qué va este parque si lleva el nombre de la serie te preguntarás… pues Westworld es un parque con temática del viejo oeste. Kilómetros y kilómetros componen este escenario de películas de vaqueros en el que la población está compuesta por anfitriones cumpliendo su rol en este mundo de fantasía. Tenemos a los vaqueros, los sherif, los granjeros y hasta las prostitutas.

Y aquellas personas con dinero tienen el privilegio de acceder al parque y convertirse en el protagonista de su propia historia. Hasta aquí bien.

 

Cuestión de ética

 

El Caballero del Sombrero Negro, uno de los personajes más intrigantes de toda la serie

El Caballero del Sombrero Negro, uno de los personajes más intrigantes de toda la serie

Los anfitriones, verdaderos protagonistas de esta serie, viven el día a día para el que han sido programados en un mundo de ilusión. Podemos decir que dentro de su programación robótica simulan el comportamiento y actitud humanas – todo ello para crear una ambientación más realista para los visitantes del parque.

Por el otro lado, sabiendo donde están y que nada es real, los visitantes aprovechan esto al máximo. Asesinar, violar y tener sexo con todo lo que se mueve es una de las ventajas que tienen en este paraíso de fantasía anárquico.

Cierto es que los anfitriones son 100% idénticas a cualquier humano, pero siguen siendo máquinas. ¿Qué harías tú si te dijeran que puedes aprovecharte al máximo de estas?

 

Máquinas con personalidad 

 

Aparte del hecho de que son robots que fácilmente puedes confundir por un ser vivo, la serie nos pone en una situación en la que nos enfrentamos a, ciertamente, personajes con su propias formas de actuar. A simple vista, actitudes humanas.

La serie explica este hecho bajo el pretexto de un nivel de programación extremadamente avanzado que permite a los anfitriones adaptarse a los distintos tipos de situaciones gracias a las millones de variables que pueden haber.

Pero cuando una supuesta máquina te dice que prefiere ver la belleza de este mundo… antes que sus horrores y luego sigue con una conversación fluida ya no sabes con qué hablas.

 

Matrix al revés y nada es lo que parece

 

Es típico que la raza humana sea la protagonista de las historias. Pero en este siglo, estamos algo más acostumbrados al hombre como un ser retorcido que mata su propio mundo y se enfrentan entre ellos.

En Matrix éramos los humanos quienes despertábamos de un mundo de ensueño para descubrir la horrible realidad y que estaban manipulados por máquinas. En Westworld se usa el ser humano como imagen de un ser ambicioso y explotador, frío y cruel. Y que subyuga a otros seres (o no seres) a su inquebrantable voluntad.

No voy a adentrarme más en la trama ya que rozaría el tema de spoilers. Pero como último y más importante detalle, adoro como han movido los hilos de la trama para que no sepas lo que está pasando hasta el último momento.

Y cuando descubres verdad, puedo asegurar que cualquiera puede sentir un pinchazo en su corazón mientras intentas asimilarlo.

 

Una actuación espectacular x2

 

Diríamos que Hopkins roba todos los buenos momentos, pero sería mentir. Los reparte con otros tantos actores que te absorben tanto por sus historias como por su carismáticos personajes.

Por un lado, tenemos a Bernard (Jeffrey Wright) – el atento programador jefe. Con mirada absorbente y actitud seria, pero amable, este personaje conoce cada detalle de los anfitriones. Es a través de él que llegaremos a los secretos más oscuros que nos esconde Westworld.

Maeve Millay (Thandie Newton) es una bomba de relojería con piernas y circuitos. Trabajando como la dueña de un prostíbulo en un pueblo pequeño, Maeve empezará a tener sueños bastante alarmantes que la llevarán a plantearse lo que la rodea. ¿He mencionado que es una anfitriona? Vale.

Dolores Abernathy (Evan Rachel Wood) es la damisela en apuros de este mundo del oeste y el mayor misterio viviente. A través de este personaje puedo asegurar que uno se planteará qué es lo correcto y lo que no y con el que más podremos decir que nos partirá el corazón.

Y bueno… luego tenemos al caballero del sombrero negro (Ed Harris). Simplemente sin palabras.

Estos son los personajes que yo contaría como mayores focos de importancia a nivel de trama e interés, pero aparte hay una veintena más sobre los que comentar. Quiero añadir como detalle el hecho de que dentro de esta serie también existe un contraste entre la sociedad fría futurista y aquellos que viven sus aventuras de vaqueros – esto es la doble actuación de la que hablo y que el elenco ha logrado cuadrar a la perfección dentro de una actuación natural y perfectamente armonizada.

 

La banda sonora – arte para los oídos

 

La serie nos plantea delante una serie de canciones originales propias pero a su vez tenemos joyas como remakes del viejo oeste de clásicos de toda la vida. Sin futuras palabras, aquí pueden escuchar el remix de Painted Black de los Rolling Stones que se lleva también una de las mejores escenas de toda la serie:

 

Y esta es una de las tantas buenas melodías que agradarán nuestros oídos. La intro misma no se queda atrás:

 

Conclusión 

 

Normalmente mis compañeros le darían una nota basándose en cada uno de los elementos presentes, pero en mi humilde opinión no bajaría del 9 – tanto la música, actuación de los actores y la sorprendente trama llevan a querer ver los 10 capítulos que la serie ofrece en un abrir y cerrar de ojos.

Westworld es una maravilla para el espectador.

Por lo que, sin más spam 😛 el tráiler en castellano. Y el resto de la opinión que caiga en manos de los que la vean.

 

Sobre nosotros Daedallus

Soy especialista en Filología Inglesa y alojamiento web y tengo 24 años y también el fundador de geekydude.eu. ¿Mi otro lado? Support, tanque, Maestro Pokémon (¡especialista en tipo Acero y Bicho!), seguidor de Tolkien y escritor de fantasía aficionado. Soy fan de DC Comics y de Marvel y mis héroes favoritos son Iron Man y Batman. Y esto dirá todo de mí :) somos creaciones de aquello que nos gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *