¡A la caza del unicornio!

Todos hemos oído hablar del unicornio- ese animal mitológico representado como un caballo coronado con un cuerno- y la mayoría habéis visto la moda que vivimos- y que algunos siguen viendo- en torno a su figura en las redes y series.

Hoy día el unicornio es el centro de mil y un tipo de bromas, parodias y montajes, es también el centro de muchos relatos y cuentos pero tampoco es raro que aparezca en ciertas series o películas, tanto en su faceta más tradicional como en esta nueva imagen construida en torno al absurdo que tanto adora nuestra generación.

Lady Arcoíris, de Hora de Aventuras, junto con otros amigos de la serie.

Lady Arcoíris, de Hora de Aventuras, junto con otros amigos de la serie.

¿Alguno se ha preguntado alguna vez sobre los orígenes del unicornio? Lamentable, yo sí y este artículo es el resultado de mis intensas búsquedas, y de una apuesta con Daedallus, aunque debo admitir cierta malicia por mi parte ya que tenía un texto sobre el tema ya redactado.

A lo largo de la Edad Media, el unicornio cabalgaba por las mentes de los europeos gracias a los bestiarios, que eran unos libros manuscritos en los que se describían toda clase de criaturas. Algunas de ellas existían y otras, en cambio, eran fruto de la fantasía pero, lo curioso, es que algunos de esos seres pueden resultarnos desconocidos a día de hoy. Este tipo de libros fueron muy comunes en la Edad Media y, la mayoría, provenían del “Physiologus latinus”, del s. VIII, pero este, a su vez, venía de otro libro de origen griego, escrito alrededor del s. II y III en Alejandría. Tened presente que estas obras, tras la Biblia, fueron los libros más leídos hasta el s. XIII.

Las gentes de aquella época- del espacio intelectual fundamentalmente- creían que el mundo natural estaba plagado de símbolos que reflejaban, en última instancia, la Mano de Dios sobre la tierra. Así pues, en estas obras, un aspecto muy tratado era que los animales tenían un designio divino y el unicornio no era diferente en este sentido. Por eso podemos verlo, hoy en día, en portadas de algunas iglesias o en tapices, con un claro sentido y simbolismo.

La Dama del Unicornio.

La Dama del Unicornio.

Hasta el final de la Edad Antigua el animal solía ser representado como un équido, es decir, con la forma de un asno o de un caballo pero en la Edad Media pasará a tener a tener características de otros animales y por eso veremos muchos tipos de unicornio: estaban los monoteros, que tenían el cuerpo de caballo, la cabeza de ciervo y el rabo de jabalí, con un metro aproximado de tamaño; otros eran los eglisseson, que tenían la alzada de un caballo y un cuerpo muy estilizado (estos serían los más parecidos a los que normalmente vemos hoy en día) y, finalmente, estaban los que eran similares a bueyes, salpicados de manchas blancas, y con un pelo entre negro y pardo. Pero en los bestiarios estas descripciones van acompañadas de todo tipo de contenido, como que a los unicornios les gustaba pastar en los montes o que su carne era buena para curar cualquier enfermedad, así como su cuerno que era muy preciado porque se decía que podía hacerte inmune al veneno. Otro detalle, muy curioso, es que solía decirse que era originario de la India. Por supuesto, se hacen advertencias sobre los unicornios, dado que eran animales salvajes y  sus pezuñas eran duras y cortantes, más peligrosas que el cuerno mismo.

Pero,¿Que sería de la Edad Media sin una lectura religiosa? El unicornio era interpretado bajo estándares bíblicos y por ello se dice que era una representación de Cristo, identificado con el padre (el cuerno es símbolo de la unidad) y solo podía ser domeñado por una doncella virgen (encarnación de la Virgen María), lo cual recordaba que Dios había escondido su majestad al haberse mostrado como un ser de carne.

Un unicornio, por lo tanto, solo podría perder su fiereza en el regazo de una muchacha virgen y sería, en ese momento, cuando podría ser víctima de los cazadores que ansiaran su cuerno y su carne. Esta caza, era una alegoría misma de la muerte que dieron los judíos a Cristo pero, si esto os ha sabido a poco, no os preocupéis porque hay varias historias que relacionan al unicornio con Dios. En otra historia, el unicornio es el mismo Diablo ya que, según esta leyenda, es tan malvado que solo puede ser atrapado por el olor de la virginidad, es decir: con la virtud. Esto se veía reforzado con la advertencia de que, si se mostraba una mujer no virgen al unicornio, este le daría muerte sin piedad o remordimiento.

La caza del unicornio es un tema recurrente en los diferentes bestiarios y en muchas obras artísticas. Solo una virgen podía domar a un unicornio y solo con la ayuda de esta, los cazadores podían sorprenderlo, utilizando flechas y jabalinas.

El unicornio se defiende, de la serie de tapices La Caza del Unicornio, de los Cloisters.

El unicornio se defiende, de la serie de tapices La Caza del Unicornio, de los Cloisters.

Ahora bien, hasta el momento hemos visto la visión cristiana del unicornio pero cabría preguntarse: ¿Existían obras que hablaran del mismo en el mundo islámico? Efectivamente. Los escritos sobre el unicornio eran compartidos por todo el espacio del Mediterráneo y, en las obras islámicas, a todo lo dicho sobre este animal, debemos añadir que si la mujer era pura, amamantaba al unicornio con sus pechos. También hay otros detalles que cambian, como que en vez de tener un cuerno pues tenía dos y que, si alguien era herido por sus cuernos, moría sin remedio. 

¿No es interesante ver la de cosas tan extrañas que podemos sacar de un animal, en apariencia, tan conocido y típico?

Unicornios en el bosque.

Unicornios en el bosque.

Bibliografía

Malaxecheverría, Ignacio. (1999). Bestiario Medieval. Siruela.

Pejenaute Rubio, Francisco. (2000). Creencias y supersticiones en el mundo Clásico y Medieval. XIV Jornadas de Estudios clásicos de Castilla y León. Universidad de León.

 

Acerca de Krom

Un buen día Daedallus me lió para entrar en este blog y me decidí a escribir sobre una de mis grandes pasiones: el rol ¿Algo más aparte de eso? Me encanta leer pero también disfruto fabricando mis propias artesanías de cuero.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *