¿Cómo empezar a leer cómics de DC? [Parte 2: Batman]

[PARTE 2: LA NOCHE DEL MURCIÉLAGO]

Genio, millonario, playboy, filántropo.

Nadie puede negar que Superman (ver [Parte 1: Superman]) es el superhéroe por excelencia; su traje azul y su ondeante capa roja son lo primero que se viene a la cabeza cuando se habla del héroe de cómic. Sin embargo es Batman quien más ha atraído la atención del público general y el que más veces ha sido adaptado a la gran y la pequeña pantalla. ¿Por qué esa fascinación por el Hombre Murciélago? Aunque Batman, y su entorno, es otro de los personajes que no necesita presentación al público no-seguidor de los cómics, voy a intentar recoger su esencia y sus características principales, así como los cómics y novelas gráficas imprescindibles para comenzar a hacerse una idea de por qué este personaje despierta tantas simpatías.

Gotham City: Gotham es una ciudad antigua, oscura, gótica y decadente. A diferencia de Metrópolis la mayoría de sus ciudadanos son de clase baja o muy baja. Los ricos y los poderosos son asquerosamente ricos y poderosos, y por lo general han hecho su fortuna a costa de los más pobres. Representan a una clase alta tan decadente como su ciudad, perdidos en sus vicios y en sus corrupciones, vendidos (o liderando) a las mafias que surcan las calles a placer, con una policía corrupta y comprada (a excepción de unos focos de luz en tal infierno, como Gordon). Una ciudad sucia en la que nunca se barren las calles, donde nadie tiene pinta de ser feliz, donde siempre parece que es de noche y llueve. ¿Y por qué he hablado antes de Gotham que del propio Bruce Wayne? Porque, a mi entender, no se puede comprender el surgimiento de Batman sin comprender la ciudad que lo vio nacer. Algún día (no muy lejano) escribiré largo y tendido sobre la ciudad de Gotham, las influencias reales de su creación y su reflejo en la sociedad
actual.

Bruce Wayne: Bruce Wayne es un niño rico que, a pesar de vivir alejado de los problemas de Gotham en su mansión de las afueras, tiene un padre con un férreo sentido del bien y de la moral. Como hemos visto ya mil veces en el cine, sus padres son asesinados en un callejón por un criminal de poca monta (víctima en sí mismo de la propia decadencia de Gotham). Quedándose solo con su mayordomo, BatmanAlfred Pennyworth, Bruce decide embarcarse en la noble empresa de salvar Gotham de sí misma. Tras varios intentos fallidos, se convierte en aquello que más teme: un murciélago.

Batman: La idea de Bruce Wayne al ponerse el traje es la de crear un símbolo que los criminales de Gotham teman. Por desgracia, lo que no prevé es que los criminales también comenzarán a usar máscaras, disfraces y símbolos para sus fechorías. Sin embargo, Bruce Wayne no hereda de su padre el código de conducta que heredara Clark Kent, y su papel de justiciero enmascarado se desvía muchas veces de lo que está moralmente bien; atrapar al criminal hace que, en muchos casos, sea el propio Batman quien acabe quebrantando las leyes, teniendo que ponerse a la altura de los propios criminales a los que intenta detener.

El contexto de su origen: El éxito de Superman hizo que Action Comics (posteriormente renombrada como DC) diera luz verde a más superhéroes. Bob Kane quería alejarse de la concepción moralmente inquebrantable de Superman y creó un personaje más oscuro que este. A pesar de ello, poco tiene que ver con el Batman actual que, con los años, se ha vuelto mucho más oscuro que en sus comienzos. Bob Kane dijo haberse inspirado por Sherlock Holmes (a quien debe mucho), el Zorro (de quien era muy fan) y unos bocetos de un hombre volador con alas de murciélago de Leonardo da Vinci. También dijo tener influencias de “El Hombre Enmascarado” (The Phantom, 1939). Para la identidad secreta de Batman, Bob Kane unió a Robert Bruce (el héroe escocés) y a Mad Anthony Wayne (héroe de la Guerra Independencia de Estados Unidos), dándole así al personaje esa mezcla de peso en el nuevo mundo que hunde sus raíces en el viejo.

Enemigos más notables de Batman: Batman tiene, probablemente, la mayor y más popular lista de villanos icónicos conocidos gracias a las películas y a las series. En Batman se cumple eso de que no hace falta ser un alienígena de quince metros para ser un monstruo. Aquí, en general, no hay mayor monstruo que el propio hombre. Dado que sería tedioso hablar de todos ellos, voy a resumir aquí los más interesantes por su contexto o por su relación con el propio Hombre Murciélago. Es difícil, pero intentaré ser breve:

Ra’s al Ghul: Traducido como La Cabeza del Demonio en un idioma ahora perdido. La historia de Ra’s al Ghul es larga y complicada. En las versiones recientes el personaje se muestra como uno de los elementos clave para la conversión de Bruce Wayne en Batman. Ra’s es prácticamente inmortal gracias a los Pozos de Lázaro (un lugar que puede regenerar las heridas hasta el punto de devolverle la vida a los muertos). Líder de la Liga de los Asesinos (o Liga de las Sombras según versión), su máxima aspiración es la de crear un equilibrio entre la raza humana y el Batmanplaneta que habita lo que, casi siempre, implica destruir unos cuantos miles de humanos. Su hija, Talia al Ghul, juega también un papel importante dentro de la vida de Batman hasta el punto de convertirse en la madre de su hijo, Damian Wayne; lo que no implica necesariamente que Talia sea una aliada del Hombre Murciélago.

Joker: El enemigo más icónico de Batman no necesita mucha presentación. Mientras que Lex Luthor era la antítesis perfecta de Superman, el Joker es el complemento perfecto (y no contrario) de Batman. Joker es lo que podría haber sido Bruce Wayne si, en lugar de elegir el camino del justiciero, se hubiera perdido en su venganza. La peligrosidad del Joker radica precisamente en su locura, en su imprevisibilidad y en el caos que siempre parece acompañarle allá a donde va. Esta peligrosidad lo es tanto para los héroes como para los villanos que se cruzan en su camino. Frío, duro y con un grotesco sentido del humor, Joker tiene el honor de ser el mejor villano de DC o, al menos, el más respetado por el público.

Dos Caras: Batman también paga caros sus errores. Uno de ellos fue su incapacidad de proteger a Harvey Dent, un prominente abogado decidido a salvar Gotham a golpe de ley, de un intento de asesinato por parte de la mafia. Este asalto (con ácido arrojado a la cara) destruyó física y mentalmente a Havey, convirtiéndolo así en Dos Caras. Desde Batmanentonces, Harvey “Dos Caras” Dent vive en términos de blanco o negro, justo o injusto. Gracias a su caracter
ística moneda de dos caras (una rallada y la otra no), imparte justicia en Gotham según el criterio más imparcial de todos: el azar. Su peligrosidad se halla tanto en la imprevisibilidad del azar como en su odio profundo hacia el Caballero Oscuro.

Bane: Bane es una mole de músculo gigantesca potenciada por un característico Veneno que recorre su torrente sanguíneo. Bane creció prácticamente entre rejas para ser posteriormente seleccionado para un programa de creación de supersoldados que, evidentemente, salió mal. No solo es un villano exageradamente fuerte, sino también tremendamente inteligente. Bane combina la brillantez de una mente criminal maestra con una ferocidad combativa sin igual. Además [spoilers de Dark Knight Rises] es el único enemigo que ha roto la columna vertebral de Bruce Wayne. Con la rodilla… No hay más que añadir.

Pingüino: Oswald Cobblepot es, quizá, casi el único enemigo mentalmente sano que tiene el Hombre Murciélago. Esto hace que, a veces, el Pingüino sea simplemente un hombre de negocios metido en asuntos demasiado turbios. El Pingüino se cuenta entre los Batmangrandes villanos de Batman no solo por su antigüedad, sino por representar esa clase alta criminal y corrupta de Gotham de la que hablábamos antes.

Enigma: Puede que Edward Nygma no sea el más temible ni el más poderoso de los villanos de Batman, pero sin duda es de los más peligrosos. Aunque su historia y sus orígenes han variado a lo largo de su extensa carrera, algo que no cambia es su brillante inteligencia, gracias a la cual juega con Batman casi a placer, y su sentido del humor… “diferente”. Está gobernado a veces por una sádica maldad y un desprecio hacia aquellos menos inteligentes que él (que son la mayoría). Su gusto por los puzles y los acertijos le ha llevado, como a muchos psicópatas, a ser atrapado por el Hombre Murciélago por culpa de las pistas y adivinanzas que Bruce Wayne (con y sin ayuda) termina resolviendo.

Espantapájaros: Doctor Jonathan Crane, psiquiatra, profesor, pesadilla. Maestro en inducir terror en las mentes ajenas, el Espantapájaros vive por y para el Miedo. Batman trata de infundir el miedo en el corazón de los criminales, pero en este caso será el Dr. Crane quien aterrorice al Murciélago. Gracias a un gas de fabricación propia, el Espantapájaros siembra el miedo por toda Gotham por simple curiosidad científica. Gracias a esta imagen deBatman pesadilla y terror absolutos, los números y las novelas gráficas donde el Espantapájaros es el villano central se
vuelven una interesante exploración de la mente del Hombre Murciélago y sus allegados.

Hiedra Venenosa: Como le pasa a muchos enemigos de Batman, Hiedra Venenosa no es intrínsecamente mala per se. Botánica (según distintos orígenes del personaje) la consunción de una planta experimental la convierte en maestra de la vida vegetal, pudiéndola controlar a voluntad. Su odio hacia la Humanidad (y su enfrentamiento con la misma) viene dada por su obsesión de salvar la vida vegetal del planeta. A pesar de algunas de sus malogradas representaciones en pantalla se trata de uno de los personajes femeninos (junto a Catwoman) más significativos no ya solo de Batman, sino de DC; y uno de los villanos más icónicos y más sexualmente peligrosos a los que se ha enfrentado el Hombre Murciélago.

Los demás: Clayface, Killer Croc, Mr. Frío, Hugo Strange, Harley Quinn (de la que hablaremos cuando llegue el momento del Escuadrón Suicida), Black Mask, Red Hood… la lista podría ser interminable.

Aliados (y no tan aliados) más notables de Batman: Tan importantes como los enemigos son los aliados que acompañan o ayudan al Hombre Murciélago en su lucha contra los criminales y los monstruos de Gotham. Aquí hay una lista de los más notables o de los más interesantes. De Jason Todd, y su importancia, hablaré más abajo en los cómics.

Alfred Pennyworth: Gran mayordomo y mejor amigo, se puede considerar que Alfred es el verdadero salvador de Gotham (ya que ha sido él quien, en más de una ocasión, ha tenido que sacarle las castañas del fuego a Bruce). Pero Alfred no fue siempre el diligente mayordomo que vemos en los cómics y las películas. Alfred fue (la historia varía ligeramente según orígenes) un miembro de las fuerzas armadas británicas. Sin embargo, su familia había servido aBatman
la familia Wayne con anterioridad y su padre, Jarvis Pennyworth, moribundo quería que este siguiera su camino. Alfred prometió cumplir sus deseos y acabó siendo el mayordomo de un justiciero enmascarado.

James Gordon: Gordon es un antiguo marine de los Estados Unidos convertido ahora en Comisario de la policía y de los pocos no-corruptos que quedan en Gotham. Ayuda a Batman en su lucha contra el crimen, a pesar de que tiene sus reservas en cuanto a los métodos de actuación del Hombre Murciélago. Su hija, Bárbara Gordon, se convertirá en Batgirl como consecuencia de su alianza con Batman. Bárbara queda parapléjica por culpa de cierto villano y se convertirá en Oráculo, una especie de fuente de información inagotable para los héroes de Gotham.

Catwoman: Selina Kyle está entre villana, aliada y todo lo contrario. Presentada como una acrobática ladrona obsesionada con los gatos, pronto se desarrolla un interés romántico entre Batman y ella (otra de las referencias continuas a Sherlock Holmes cuyo único interés romántico es Irene Adler, una célebre ladrona). Es una de los grandes personajes femeninos del mundo Batmande DC y de los más reconocidos del cómic; tanto que tiene varias series de cómics propios, con sus propios argumentos, sidekicks y demás. Misteriosa y sensual, Catwoman se cuenta entre los personajes grises más interesantes de Gotham.

Dick Grayson: Hay muchos personajes que se han puesto el traje de Robin, pero Dick Grayson puede jactarse de ser el primero y más notable de ellos. Vástago de unos acróbatas de circo, pronto resulta de utilidad como compañero de aventuras de Batman. Después de varias aventuras con el Hombre Murciélago y cuando se hace mayor (a Bruce Wayne le gustan jóvenes), se independiza como superhéroe independiente, convirtiéndose en Nightwing. Pasa a ser así un superhéroe desligado de Batman, aunque acude en multitud de ocasiones en su ayuda (y a por su ayuda).

Tim Drake: Tim Drake es de los pocos que ha conseguido averiguar por su cuenta las identidades secretas de Batman y Robin. Tras la muerte de Jason Todd (ver más abajo Una Muerte en la Familia), Drake convence a Batman de alistarle como el tercer Robin. Tras una serie de eventos donde el mundo cree que Bruce Wayne ha Batmanmuerto, Dick Grayson toma el rol de Batman y “despide” a Tim Drake en favor de Damian Wayne. Tim Drake se
convierte así en Red Robin e inicia la búsqueda de su antiguo mentor con la firme creencia de que no ha muerto.

Damian Wayne: Hijo de Bruce Wayne y Talia al Ghul, Damian es el último de los personajes en ponerse el traje de Robin. Más tarde se unirá al grupo de los Jóvenes Titanes. [Cuidado spoilers de cómics recientes de DC] En los últimos números más actuales de DC Damian Wayne ha muerto, como no podía ser de otra manera, salvando el mundo. Cómo afectará este hecho al Caballero Oscuro está aún por ver.

Lo mejor y lo peor del personaje: Todas las historias son tan grandes como sus villanos. En DC esto se confirma en general, pero en ningún personaje se cumple tanto como en Batman. Tanto es así que a veces los villanos roban todo el protagonismo al Hombre Murciélago, resultando en ocasiones mucho más interesantes sus arcos argumentales que los propios del Caballero Oscuro. A pesar de no contar con el código moral de Superman, Batman se rige también por sus propias normas (como la de no matar, aunque se ha visto obligado a hacerlo en alguna ocasión); y puede que este sea uno de sus puntos flacos. Esta incapacidad de matar hace que, a veces, sus enemigos acaben librándose de un final definitivo que sería lo mejor a largo plazo para Gotham. La oscuridad y la profundidad que rodean al Caballero Oscuro, a sus métodos y a la ciudad de Gotham logran crear un personaje a la vez temible y empático, en ocasiones con una lucha interior muy interesante de ver.

 

En la fría noche de Gotham.

En cuanto a Batman se refiere, cualquier cosa que lleve detrás el nombre de Frank Miller como guionista y/o Jim Lee como dibujante es sinónimo de calidad. Como ya hemos dicho, Batman depende en gran medida de un fuerte villano para que la historia sea grande. Así, y sin menospreciar la ¿dura? infancia de Bruce Wayne, estos son a mi parecer los mejores cómics para aquel que haga una primera aproximación al hombre murciélago:

BatmanBatman, Año Uno [Year One, 1986]

Premisa: “Año Uno” es, quizá, la mejor versión de cómo el huérfano Bruce Wayne evoluciona hasta convertirse en el Caballero Oscuro. Es el replanteamiento de los orígenes de Batman desde el “punto de vista” del escritor Frank Miller. Si se quiere conocer al hombre murciélago, no hay otro cómic mejor para empezar. Además, Año Uno cuenta con una fuerte presencia del Detective Gordon que nos hace profundizar más en este interesante personaje que lleva luchando contra la corrupción de Gotham desde antes de que Bruce Wayne se afeitara.

Técnica: Como ya he dicho, la combinación de Frank Miller + Batman es siempre una combinación ganadora. Su narración oscura y profunda combinan a la perfección con el personaje. David Mazzucchelli es hijo de su época (los años 80) y quizá “demasiado clásico” para los lápices actuales, pero es indudable su magnífico trabajo. Con una simple sombra es capaz de plasmar el terror que Batman inspira en los criminales.

Relevancia: De los mejores cómics sobre los inicios del Caballero Oscuro; sin duda es una lectura necesaria para empezar a comprender el personaje de Batman.

BatmanEl Hombre que Ríe [The Man Who Laughs, 2005]

Premisa: Este cómic nos presenta el primer enfrentamiento entre Batman y el Joker, brillantemente inspirado por la primera aparición original del Joker en los cómics (1940). Está claro que Batman y Joker son tan opuestos como complementarios, y en esta historia se deja clara la relación tormentosa que ambos van a tener a lo largo de sus vidas.

Técnica: Sin desmerecer el poderoso guion de Ed Brubaker y sus intensos giros argumentales, lo que realmente destaca aquí es la plasmación de la violenta personalidad del Joker a medio camino entre la psicopatía y la comedia. En este caso, el artista Doug Mahnke hace un trabajo perfecto al combinar el clásico Joker con una nueva (y maníaca) apariencia más apropiada a los tiempos modernos.

Relevancia: Dado que el Joker es el enemigo más icónico de Batman, es necesario conocer su primer enfrentamiento para, más adelante, comprender sus motivaciones y cómo influirán mutuamente en sus “carreras” como Justiciero y Genio del Crimen. Desde mi humilde opinión el Joker es un villano sobreexplotado, pero es necesario conocer sus motivaciones y sus mejores plasmaciones en cómic.

BatmanLa Broma Asesina [The Killing Joke, 1988]

Premisa: Después de ver cómo se enfrentan Batman y el Joker es el momento de conocer uno de los posibles orígenes de este villano. Como muy bien plasmara Nolan en su trilogía del Caballero Oscuro, no hay un origen definido para el Joker y, tras leer la Broma Asesina, nos queda la duda de si estamos leyendo sus verdaderos orígenes o si es otro de los desvaríos que cruza su perturbada cabeza.

Técnica: Alan Moore es otro de los pesos pesados de DC. Tras un primer y violento enfrentamiento en El Hombre que Ríe, aquí Alan Moore nos presenta un cambio de juego en la relación entre Batman y el Joker sin dejar de lado la violencia y el sadismo que caracteriza a este último. Brian Bolland consigue una de las mejores plasmaciones del Joker en un cómic. Como le pasa a Año Uno, el dibujo de La Broma Asesina está enmarcado en la tendencia de su época y puede diferir con los cánones actuales, aunque esto no tiene por qué ser malo. La sonrisa maníaca del Joker toma un nuevo tinte bajo la mano de Bolland.

Relevancia: De las mejores historias que tiene el Joker. Además, contamos con el plus de que Heath Ledger se inspiró en este Joker (entre otros) para perfilar su personaje de la película de The Dark Knight.

BatmanUna Muerte en la Familia [A Death in the Family, 1988-1989]

Premisa: Con una portada “spoiler” no hay mucho que contar aquí. La historia narra la muerte de Jason Todd (el segundo muchacho que se calza las mallas de Robin) y sus consecuencias para Batman. Aquí no es tanto “qué ocurre”, sino “cómo ocurre”.

Técnica: A pesar del spoiler de la portada, el desarrollo de la historia de Jim Starlin es tan intenso que no podemos despegarnos del papel. Debo reconocer que a mí personalmente el dibujo de Jim Aparo no me gusta. Hace un trabajo correcto pero es demasiado colorido y luminoso para un cómic que trata una historia tan oscura.

Relevancia: La muerte de Jason Todd marcará de por vida al Caballero Oscuro. Uno de esos errores con los que se autoflagelará durante el resto de sus días. Además, sirve de enlace con la siguiente novela gráfica de la lista.

BatmanEl Regreso del Caballero Oscuro [The Dark Knight Returns, 1986-1987]

Premisa: Batman se retira de la lucha contra el crimen tras la muerte de Jason Todd. Aquí se nos presenta a un Bruce Wayne entrado en años, con articulaciones que crujen y con esa expresión de “demasiado viejo para esto”. Enmarcado en un futuro cercano casi distópico, Bruce Wayne se ve obligado a convertirse de nuevo en Batman en un mundo que le ha dejado atrás.

Técnica: De lo mejor que ha escrito Frank Miller no ya para Batman, sino para cualquier otra cosa. Y es que no solo el arco argumental es poderoso; es que incluso los diálogos más intrascendentes se vuelven intensos gracias a la narración de Miller. A pesar de esto, hay que reconocer que Frank Miller no es el mejor dibujante del mundo. Ni siquiera se puede contar entre los mejores pero, dado que él escribe y dibuja, logra darle a Batman ese toque de anciano en un mundo de jóvenes, tanto para mal (son más rápidos que él) como para bien (Batman es perro viejo en muchas cosas).

Relevancia: No solo estamos ante una de las mejores novelas gráficas de Batman, sino posiblemente ante una de las mejores novelas gráficas de superhéroes de todos los tiempos. Aquí importan tanto la intensidad y como el “cómo serían” los personajes clásicos de Batman tras décadas de retiro. Además, es una de las más claras inspiraciones para Batman v Superman (y en menor medida para The Dark Knight Rises) que está plagada de referencias a esta novela gráfica. Si no te hizo mucha gracia Batman v Superman, revísala después de leer El Regreso del Caballero Oscuro.

BatmanAsilo Arkham [Arkham Asylum: A Serious House on Serious Earth, 1989]

Premisa: Una vez hemos visto el origen y los últimos días del Caballero Oscuro (aunque aún le veremos en la continuación de la anterior novela gráfica en El Contraataque del Caballero Oscuro), es hora de sumergirnos de lleno en uno de los más terroríficos lugares de toda Gotham: El “Asilo para Delincuentes Mentales Elizabeth Arkham”. Lo más interesante aquí es cómo se plasman los villanos del manicomio, dado que casi todos los enemigos de Batman han pasado, al menos una vez, por este sórdido lugar.

Técnica: Grant Morrison logra plasma el terror victoriano en el guion de un cómic, presentándonos a los clásicos villanos de Batman no ya como “supervillanos”, sino como miembros disfuncionales de la sociedad con verdaderos y palpables problemas psicológicos. Dave McKean crea una de las mejores representaciones gráficas del manicomio Arkham con un dibujo sin línea, a tiempos rayado, a tiempos indefinido, que bien podría haber sido dibujado por los pacientes del propio manicomio, creando una atmósfera de terror y locura a partes iguales.

Relevancia: El Asilo Arkham se presenta más como una “galería de los horrores de Gotham” que como una narrativa interesante en sí misma.

BatmanSilencio [Hush, 2002-2003]

Premisa: No solo de payasos vive el hombre murciélago. Silencio nos presenta a uno de los villanos (“Silencio”) más mortíferos y despiadados a los que Bruce ha tenido la desgracia de enfrentarse. Hace además un excelente repaso de muchos de los grandes villanos de Batman.

Técnica: Sin ser de las mejores historias de Batman, aunque sí sirve como demostración de que hay villanos más temibles (y a veces mejores) que el icónico Joker. A pesar de ello, la historia de Jeph Loeb tiene momentos de brillantez que merecen la pena ser leídos. Silencio está en la lista precisamente por la mano de Jim Lee. La combinación de color, blanco y negro, tinta e incluso un simple bosquejo hace a veces que leer Silencio sea un placer visual más que narrativo.

Relevancia: Silencio puede leerse tanto antes como después de conocer a los grandes villanos de Batman, dado que la mayoría de ellos hace al menos un cameo en la historia.

BatmanJoker [Joker, 2008]

Premisa: Al Joker le dan el alta en el Asilo Arkham y sale a la calle solo para encontrar que sus enemigos se han repartido el pastel que dejara cuando el Murciélago lo internó allí. Rabioso e impredecible, Joker se embarcará en una escalada de venganza que amenazará con arrasar toda Gotham.

Técnica: Como ya ocurriera con el cómic de Luthor, Brian Azzarello y Lee Bermejo vuelven a fusionarse para realizar el retrato de un Joker más psicótico que nunca. La grandeza de este cómic reside en que, a pesar de ser los mismos autores de Luthor, tanto el contexto del personaje del Joker como su dibujo cambia completamente y se adapta a la perfección a la locura y el cataclismo que representa el Agente del Caos.

Relevancia: A pesar de no estar contado desde el punto de vista del Joker (sería imposible meterse en su mente sin que nos internen a nosotros mismos en Arkham como si de la obra El Rey de Amarillo se tratase) se logra un retrato profundo y terrible del más icónico enemigo del Hombre Murciélago.

BatmanEl Nacimiento del Demonio [Birth of the Demon, 1992]

Premisa: Batman y Talia al Ghul se encuentran en uno de los Pozos de Lázaro de los que Ra’s al Ghul obtiene su vitalidad. A través de unos antiguos manuscritos descubrimos la historia pasada de La Cabeza del Demonio y cómo conquistó sus poderes.

Técnica: Dennis O’Neil nos presenta la turbulenta y dramática historia de venganza de un hombre que se ve obligado a convertirse en un demonio. El dibujo de Norm Breyfogle es anguloso y expresivo pero su técnica, a pesar de hilar bien con la historia que se está contando, ha envejecido regular desde su publicación allá por el año 92.

Relevancia: El Nacimiento del Demonio cierra la trilogía que comenzara allá por el año 1987 con El Hijo del Demonio (Son of the Demon) y continuara en 1990 con la Novia del Demonio (Bride of the Demon). Aunque no es necesario, se pueden leer estos dos cómics antes para profundizar en el contexto de uno de los enemigos más relevantes del Caballero Oscuro.

 

Y ahora, ¿qué?

Batman es de los personajes más interesantes que posee DC, y lo saben. Una enorme cantidad de grandes artistas y guionistas han dado vida a sus páginas, y la lista de cómics de lectura obligatoria se podría hacer inabarcable. Desde aquí recomiendo algunos más que, con el dolor de mi corazón, he dejado fuera de la lista por cuestiones de espacio: El Largo Halloween (The Long Halloween), donde se puede conocer más del origen de Dos Caras; Amor Loco (Mad Love), del que hablaremos cuando nos adentremos en el personaje de Harley Quinn; Si vas a Roma (Catwoman: When In Rome), que tiene a Selina Kyle como protagonista; Victoria Oscura (Dark Victory), secuela del Largo Halloween; La Novia del Demonio y El Hijo del Demonio (Bride of the Demon y Son of the Demon), que exploran la relación y sus consecuencias de Talia al Ghul con Bruce Wayne; y un larguísimo etcétera.

 

Y como siempre si algún lector conoce otros, o incluso mejores, cómics que yo me haya saltado, puede nombrarlos en los comentarios y dejar su granito de arena.

 

La semana que viene: El favor de una Diosa.

Acerca de Khwfw

Friki de la vieja escuela. De esos de papel y lápiz. De temporadas enteras en una noche. De hablar con la misma pasión del cine de Kurosawa como del cine de Robert Rodríguez. De los cómics de todo tipo, de Frank Miller y Alan Moore; pero de DC, sobre todo de DC. Iä, Iä, Cthulhu, fhtagn.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

4 comentarios

  1. Los has mencionado, pero creo que El Largo Halloween y Victoria Oscura merecen un análisis más extenso tanto por su calidad como recomendación al lector primerizo. Aparte, expongo otros que pueden ser útiles.

    – The Long Halloween (El Largo Halloween, de Jeph Loeb y Tim Sale). Yo me inicié en la lectura de comics de Batman con éste. Se trata de una novela negra que narra una de las primeras incursiones de Batman en su lucha contra el crimen en una ciudad dominada por bandas de mafiosos, con una trama muy elaborada llena de acertijos y subtramas. Y si la historia es compleja, ¿por qué la recomiendo? Pues porque las viñetas cuentan con muchos monólogos de Batman que sirven para ayudar a comprender la psique del personaje (flash backs incluidos), conoceremos la complicada relación de éste con Catwoman o Jim Gordon, el origen del villano Dos Caras y veremos cameos a otros personajes.
    Respecto a los dibujos, son muy oscuros con bastantes juegos de sombras y a veces deformes (como esa sonrisa del Joker). Por cierto, Tim Sale fue el que diseñó los lienzos que pintaba el personaje de Isaac Méndez en la serie televisiva de Héroes (decidme si no os recuerda su estilo al leer el cómic al de la pintura “Save the Cheerleader”).

    – Dark Victory (Victoria Oscura, de Jeph Loeb y Tima Sale). Secuela directa de la anterior. Ojo: NO leed ésta antes que El Largo Halloween para evitar spoilers (sólo en la primera página ya te encuentras un spoiler colosal). La trama mantiene el nivel de la anterior entrega pero los dibujos son más detallistas. Aquí empiezan a surgir los villanos de Batman para hacer frente al reinado de las bandas de mafiosos que controlan Gotham, centrándose en la evolución del personaje de Dos Caras. Además, conoceremos el origen de Dick Grayson, el primer Robin (de todas las versiones que he visto, ésta es mi favorita junto a la que aparece en Batman: The Animated Serie). En definitiva, es un cómic que completa al anterior y con éste ya me enganché al mundo de DC para siempre.

    – Son of Batman (Batman e hijo, de Grant Morrison y Andi Kubert). Cómic imprescindible para conocer el origen de Damian Wayne y posteriormente poder disfrutar de todo el arco argumental que le sigue (el cual no está incluido en esta novela gráfica pero que vale la pena leer). La historia se centra en las repercusiones que conlleva para Batman conocer la existencia de un hijo y en cómo afecta éste a Robin. Como inconveniente para el lector novato, aparecen en la historia los personajes de Talia Ghul y Tim Drake sin que Morrison los presente, pero tampoco es necesario conocerlos para entender la trama. Según el canon de Batman, Damian acabaría por convertirse en el último Robin, de ahí la importancia de esta historia. En cuanto a los dibujos, realistas al estilo Jim Lee salvando las distancias.

    – Batman/Superman: Public enemies (Batman/Superman: Enemigos públicos, de Jeph Loeb y Ed McGuinness). Cómic recomendado para comprender mejor la película de Batman v Superman. No exagero si digo que sólo las geniales 6 primeras páginas resumen la razón de la relación de “amor/odio” de estos personajes. Loeb vuelve a recurrir a monólogos y un argumento interesante con mucha ciencia ficción, haciendo cameos a numerosos personajes para que el lector principiante se vaya familiarizando con ellos. El villano principal es Lex Luthor y veremos sus clásicas artimañas de manipulación. Los dibujos son estilo cartoon y muy detallistas. Éste cómic tiene una buena secuela llamada Supergirl donde Loeb narra los orígenes del personaje con protagonismo de Batman, Superman y Wonder Woman.

    Y permíteme un apunte respecto al Joker. Pienso que uno de los aspectos más interesantes de este personaje es el misterio de su origen. Por ello, el cómic de La Broma Asesina, donde Morrison narra sus inicios, no me convence por ser tan desvelador y un poco mediocre (hombre honrado se enamora, lo chantajean, la mujer muere y se vuelve malo), si bien es cierto que aún no he visto ningún origen del Joker que me convenza (he leído incluso una versión en la que El Joker en realidad es Alfred, el mayordomo de Batman). Recientemente, me gustó el origen que le dio la serie televisiva Gotham en los 3 primeros episodios de su segunda temporada, pues no desvela demasiado sobre sus raíces y da a entender que El Joker es tan solo un ideal, tan contagioso como su risa misma.

    De nuevo, gracias por compartir tus conocimientos de DC con estos artículos tan completos. ¡Esperando más!

    • Gracias por tus aportaciones, como siempre. Agradezco estos apuntes, sobre todo a la hora de recomendar lecturas a aquellos que busquen profundizar en el personaje y en DC. Es obvio que no puedo hablar de todas, así que estos comentarios molan 😛

      De la Broma Asesina, yo siempre lo entendí como una de esas “posibles historias” de los orígenes del Joker que nunca sabes si tienen algo de ciertas o no. Sea como sea, sí, uno de los rasgos fuertes del personaje es saber qué demonios le llevó a estar como una regadera.

      ¡Gracias!

  2. Pingback: ¿Cómo empezar a leer cómics de DC? [Parte 4: La Trinidad] - GeekyDude

  3. Pingback: ¿Cómo empezar a leer cómics de DC [Parte 5: Héroes de DC] - GeekyDude

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *