Crítica de Baywatch: Los vigilantes de la playa (2017)

Dwayne Johnson, más conocido como The Rock, es hoy en día uno de los actores comerciales que más dinero genera en cine, con un publico más que ganado desde su estancia en la WWE (donde ya de por sí generaba mucho carisma). La carrera de Johnson solo ha ido a más. Su labor como productor es de las cosas que más se puede destacar en él, tanto en sus películas como en la serie de HBO, Ballers, en la que también participa. Ahora pretende demostrar que su racha de suerte sigue con esta reinvención de la serie de Los vigilantes de la playa, en la que no todo es como se se esperaba de la adaptación.

Seth Gordon lleva las riendas en la dirección de esta adaptación que, como he mencionado, nada tiene que ver con la serie salvo por su nombre y el de sus protagonistas. Baywatch no se toma en serio a sí misma. Es una comedia negra en la que el humor explicito sale a la luz prácticamente en todo momento. Es interesante el hecho de que se rían de las circunstancias que había en la serie, como el correr a cámara lenta y lo mucho que tardan, entre otras cosas. A simple vista el argumento de la película en sí se aleja aún más. Básicamente se trata del grupo de guardacostas contra una multimillonaria cuyas drogas están aterrorizando a los habitantes de la zona.

Baywatch no es para todo el mundo. O estas acostumbrado a un humor explícito o no podrás con ella. No creo que, como producto veraniego adulto, vaya engañando. Cumple con ese objetivo y, si bien es verdad que esa sobrecarga de humor explícito pueda llegar a cansar, no dificulta el visionado. Junto a Dwayne Johnson está Zac Efron. Lejos queda su paso por High School Musical (muchas coñitas con ese tema y a otras referencias). Los dos juntos transmiten un carisma destacable; una prueba de que, sin ellos dos, la película no hubiera sido lo mismo. También la buena de Alexandra Daddario está en el elenco principal, alegrando la vista para el espectador. Hay cameos “sorpresas” para los que crecieron con la serie, que harán que le salga la sonrisilla graciosa por la situación en sí. El resto del casting quedan a medio gas. Como he dicho, solo Johnson y Efron destacan en todo momento.

Todo dependerá de como le vaya en recaudación, pero no es una película de la que me apetezca ver una secuela en cines. Es muy entretenida, y sin duda ideal para estos meses con amigos y de desconexión. Me gustaría que Zac Efron siga esta estela de papeles idiotas que, sin duda, son donde más se nota su mejoría como actor. Las tomas falsas, por cierto, no tienen desperdicio.

Nota: 6/10

Lo mejor: referencias, humor, The Rock, Zac Efron

Lo peor: situaciones un poco cargantes, los secundarios.

Acerca de CapitánCarisma

Colaborador de Geekydude. Un cinefilo empedernido al que le gusta ver películas, series y anime, por supuesto si es con palomitas mucho mejor. Los comics y libros también ocupa mucha parte en mi tiempo, si no fuera por el trabajo creo que el 100% lo dedicaría a lo que de verdad me gusta.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *